El juego entre perros

Cada raza tiene un tipo de juego característico, por ejemplo, los pastores (gossos d’atura, pastores alemanes, borders collies…) tienden a ladrarse mucho y pellizcar a los otros perros para provocar juego, los goldens y labradores dan muchos golpes de   culo y tienden a jugar en el mismo sitio todo y que se apuntan a hacer carreras, los bóxers juegan mucho con las patas de delante, y así cada raza.

Pero es muy importante tener en cuenta que cada individuo es diferente de los demás no sólo por la raza, sino por las experiencias vividas. Un Golden puede haber crecido jugando a menudo con un bóxer y mostrar el mismo tipo de juego.

Otros gruñen cuando están jugando o ladran sin tener otra muestra de que están jugando.

Por eso, y por otros motivos, debemos de conocer al perro del que somos responsables y saber diferenciar si está jugando, si se muestra molesto por la actitud de otros perros o si es él el que está molestando a otros.

El rato en el que se está relacionando con otros perros, y además, en su momento de ocio, tenemos que intentar que sea de calidad, y eso es una tarea del responsable de cada perro.

Todo eso os lo podemos enseñar en Perroeducado fácilmente.

Señales de calma

Se llaman señales de calma al lenguaje no verbal que emiten continuamente los perros para comunicarse entre ellos y con nosotros.

Es muy parecido a lo que nosotros utilizamos y que tanto ellos como nosotros lo tenemos de forma innata.

Os sería de mucha utilidad conocerlas para saber en todo momento el estado de vuestro perro y el de  los que le rodean.

Así se podrían evitar muchas situaciones desagradables para vuestros perros, tal como acercarlos a otros que

 ya están dejando claro que no quieren que se acerque. Es una situación muy frecuente que se podría evitar sólo fijándonos en lo que hace ese perro cuando nos estamos acercando. Muchas veces lo que acaba pasando es que lo echan fuera ladrándole  "amenazando" morderlo.


Otra situación muy frecuente es cuando alguien se encuentra con un perro que muestra miedo en la calle y con buena intención se le piensa ayudar. Emite un montón de señales que no se saben interpretar y en vez de ayudarlo lo que se consigue es todo lo contrario.

Sólo hay que fijarse en los gestos que hacen para intentar interpretarlos relacionándolos con lo que sucede inmediatamente después. Compararlo con los que hacemos nosotros y acertareis con mucha facilidad.

Algunos muy habituales son girar la cara cuando no quieren interactuar, rascarse cuando alguna situación o estímulo les inquieta o se ponen nerviosos, lamerse los labios, bostezar, etc.

Si pensáis, nosotros también los emitimos, giramos la cara dentro de un ascensor cuando hay algún desconocido para evitar laconversación, nos rascamos cuando nos preguntan algo que no sabemos o recordamos, bostezamos ante situaciones de las que quisiéramos salir, etc.

Dentro de un vallado o en algún lugar donde hay un grupo de perros interactuando se puede ver continuamente todo tipo de comunicación. En las sesiones de exterior, al acompañar a los responsables con su perro a un grupo de otros individuos, tratamos este tema. Todo el mundo queda admirado de cómo se les había pasado por alto que pudieran hacer eso. Y realmente es lo más natural que puede pasar en el mundo animal.